Ritual para la Luna Nueva de la lechuza.

Aprovechando que estamos en la Víspera de todos los Santos y que estamos en la Luna Nueva de la Lechuza, y que tenemos aún 13 días por delante para purificarnos y lanzar fuera todo aquello que no nos sirve sería bonito e ideal comenzar esta noche con un pequeño ritual de apertura y limpieza que diera comienzo a ese ciclo de 13 días, para limpiarnos y para atraer todo aquello que queremos tener en nuestra realidad actual.

La Luna Nueva de la Lechuza es la más oscura de todo el año, recibimos menos luz del Sol y por ende debemos interiorizar más para encontrar nuestra propia luz y alimentarnos de ella, oír nuestros pensamientos, sentir cómo nos expresamos en nuestro diálogo interno y a través de nuestro silencio depurar nuestros pensamientos.

Todo aquello que tu desees decir a otro, aconsejar a otro, expresar a otro, probablemente son palabras que van dirigidas hacia ti mismo, consejos que son para ti, por eso es bueno que tomes conciencia de este ciclo y ayudes a depurar no solo tu cuerpo con alimentos ricos en nutrientes, vegetales abundantes crudos y frutas frescas para cuidar tu hígado y riñones y sobre todo limpiar tus intestinos, porque es ahí donde las emociones se van acumulando y donde van dejando sus toxinas, sino también tu mente con pensamientos positivos expresados en presente.

Hace mucho tiempo, ya os hablé de algo que yo suelo hacer, tengo una libreta personal, pequeñita, realmente la hice yo porque tenía ese capricho de ir impregnando mi energía en cada momento de su elaboración, tú puedes elegir la tuya, adornarla como quieras  e impregnarla de tu energía. Cada día, anota en ella algo que desees conseguir pero en tiempo presente, con gratitud. Yo a mi libreta la llamo la “Libreta de las Bendiciones” porque aquel que bendiga y tenga gratitud por lo que tiene se le dará más, cuanta más gratitud sientas, más motivos tendrás para estar agradecido.

Para el día de hoy, como ritual de apertura, vas a necesitar esto:

  • Una vela blanca
  • Un carboncillo vegetal (esotérico) para quemar incienso
  • Mirra y olíbano para quemar, pero si no tienes y tienes romero, salvia y laurel te puede servir igualmente
  • Sal
  • Agua
  • Un plato blanco y una copa o vaso para contener el agua
  • Un mantelito blanco o una servilleta que haga los efectos de mantel para poner tu altar, perfectamente limpio

Lo que harás

  • Con un algodón impregnado en agua con sal vas a limpiar tu vela y a purificarla de energías negativas, la limpias de arriba abajo y de izquierda a derecha. Luego la unges en aceite de oliva y la fijas en el centro del plato blanco.
  • Pones alrededor de la vela un círculo de sal que va a contener la energía de la vela y la va a concentrar. Pero no pegues la sal a la vela para que ella pueda expresarse, pon el círculo cercano al borde del plato.
  • A la izquierda del plato colocas una copa o vaso con agua.
  • A la derecha del plato colocas el cuenco donde vas a quemar tu carbón, intenta que sea de barro o si tienes un incensario pues perfecto, sino, un cuenco pequeño de barro refractario y debajo un plato de madera para evitar accidentes será ideal. En el cuenco pones tu carbón y lo enciendes, si no tienes carbón puedes poner las hierbas dentro y un chorrito pequeño de alcohol y con cerillas lo prendes.

Tienes así los cuatro elementos, tierra (sal) agua (la copa de agua) fuego (la vela y también la fogatina) y aire (el humo del incienso).

Es IMPORTANTE que cuando procedas a montar el ritual te hayas duchado previamente y vistas ropas claras y cómodas, tu estado de humor debe ser bueno, si tienes energía negativa, entonces olvídate y déjalo para otro día porque lo que sientas es lo que vas a atraer.

Una vez hayas prendido la vela y el incienso, siéntate cómodamente frente a tu altar, con los pies perfectamente pegados al suelo y alineados y vas a realizar un ejercicio de meditación, cierra tus ojos, y con tus palmas sobre las piernas y hacia arriba respira profundamente 3 veces  y vas a imaginar que en tu corazón se forma una bola enorme de luz blanca, cada vez más grande, cada vez más brillante. De esa bola, van a salir dos tubos de luz, uno que subirá por tu garganta y se dirigirá hacia tu corona en la cabeza y saldrá disparado hacia el Universo, al Sol Central de la Galaxia y el otro parte de tu corazón, baja por tu pancita siguiendo el eje de tu columna, llega al perineo y se bifurca por ambas piernas y sale por los pies y se enraíza al corazón de la tierra. Luego Atrae la energía de la tierra hacia tu corazón, haciendo el recorrido inverso y también atrae la energía del Sol hacia tu corazón y únelas junto a tu propia energía, tu bola de luz formando una llama trina de energía. Siéntela poderosa, y expándela a tu exterior y rodéate con esa luz y siente la protección de ese huevo de luz y la paz en tu interior, sintiendo la armonía del universo y la tierra en un solo pulso con tu corazón.

Respira profundamente y pausadamente, sintiendo toda esa energía en tu interior, llenándote y cargando de luz hasta la última de tus células. En este punto, siente la gratitud hacia el Universo por este momento maravilloso y por todo lo bueno que hay en tu vida. Ahora, ya estás preparado para abrir los ojos, y en esta mágica atmosfera, comenzar a escribir en tu libreta de las bendiciones todo aquello que quieres en tu vida pero expresado en tiempo presente y con sentimiento de gratitud porque lo tienes ya. De esta forma, el Universo entiende que debe crearlo para ti porque tú ya estás agradeciendo el tenerlo. Ten presente que no debes alterar el libre albedrío de nadie.

Cuando hayas terminado de escribir, respira profundamente 3 veces coloca tu libreta en tu altar a la luz de la vela y puedes dar gracias porque todo hecho está y las bendiciones del Padre se han derramado sobre ti.

Deja que tu velita se consuma y el incienso termine de quemarse también. Luego puedes devolver los restos a la tierra (en una maceta por ejemplo).

No es preciso que repitas este ritual con la velita cada vez que quieras escribir en tu libreta, pero si es conveniente que repitas los pasos de la meditación de conexión al sol y al corazón de la tierra, la relajación y las respiraciones, todo ese proceso, antes de escribir.

Espero que te haya gustado.

Unete a mis grupos:

La hermandad blanca de las brujas

Los Secretos y Misterios de las brujas

Brujas