circulo mágico

Ritual del círculo mágico o de protección.

El círculo mágico o de protección vamos a usarlo para definir cual será nuestro propio espacio sagrado dentro del cual vamos a recrear el ritual. Además de crear ese espacio sagrado nos va a servir como medio de contención de las grandes energías que vamos a mover y a generar durante la ejecución del ritual en su interior y también como medio de protección para que las energías externas al círculo no puedan afectar ni a nosotros ni al ritual.

Trazar el círculo mágico se hace imprescindible no solo cuando vamos a realizar un ritual, sino también cuando vamos a consagrar nuestras herramientas de trabajo ya que al ser un espacio sagrado limpio de energías negativas sólo la energía que nosotros vayamos a generar y concentrar será la que afecte al ritual o la que transmitiremos a nuestras herramientas.

El círculo mágico se traza generalmente con el athame, una daga ceremonial Wicca pero cada brujo, bruja usará la herramienta con la que más en consonancia esté. A mi personalmente me gusta usar mi varita mágica que no es otra cosa que una ramita de avellano, pero si no tienes acceso a una rama de avellano y no tienes un athame puedes usar una ramita de laurel, una varilla de incienso encendida, una punta de cuarzo o incluso tu propio dedo de la mano dominante.

El círculo mágico es tu espacio íntimo de trabajo, poder y protección que puedes usar incluso para sentarte a meditar aunque para esto último el trazado no sería tan elaborado como para un ritual o para las consagraciones.

Antes de trazar el círculo mágico

Antes de trazar tu espacio sagrado de trabajo, es imprescindible que lo limpies escrupulosamente. Personalmente a mi me gusta limpiarlo con amoniaco, vinagre y sal (los suelos) y las mesas, puertas, marcos de ventana etc. con agua y amoniaco. Luego realizas un sahumerio con alguna hierba purificante como la salvia o el romero y lo sahumas bien para purificar.

Una vez limpio el espacio de trabajo, debes arreglar tu altar, y poner sobre él todo lo que vayas a necesitar porque una vez trazado el círculo no podrás salir de él hasta que el ritual no se haya terminado y lo abras.

Para que te hagas una idea de lo que es el círculo visualmente hablando es como una cúpula que te cubre no solo por la parte superior sino también la parte inferior, es como estar dentro de un huevo enorme que te cubre la parte aérea pero también la parte terrestre.

Antes de trazarlo debes pararte a meditar unos instantes y ser capaz de ver tu llama interior, tu ser, tu espíritu y visualizas cómo esa luz se extiende y cubre nuestro ser interior. Posteriormente vamos a enraizarnos con la tierra como si fuéramos un árbol y desplegásemos nuestras raíces hacia el centro de la tierra y de su núcleo retornase a nosotros esa energía inundándonos y dándonos fuerza. La imaginaremos ascendiendo por nuestra columna vertebral (canal sushumna) y saldrá por nuestra coronilla (el chacra corona en la cabeza) proyectándose al universo y conectándose con la energía del Padre, del Dios, de la causa primigenia del universo, que volverá a nosotros inundándonos con toda su energía vital. Una vez tenemos en nuestro ser aunadas las fuerzas de la tierra y del Padre, vamos a proyectarla fuera de nosotros como un escudo formando con su luz la cúpula protectora que buscamos.

Cuando comencemos el trazado físico del círculo debemos tener en cuenta el sentido del sol, en el hemisferio norte iremos en deosil, es decir, en el sentido de las agujas del reloj. En el hemisferio sur será al contrario, en el sentido contrario a las agujas del reloj.

Lo que vas a necesitar

Una vela o mini velón rojo (para el elemento fuego)

2 velas bujia blancas para el Dios y la Diosa

1 Velón Blanco para representar al Akasha o a la deidad. (estas velas se reutilizan en otros rituales)

1 copa de agua

1 varilla de incienso

Para trazar el círculo mágico

Las oraciones que puedes usar son muchas, incluso con la práctica puedes diseñar tus propias oraciones que sean las que más sintonicen contigo mismo porque en esencia tienes que sentir, vivir y vibrar con lo que haces y dices ya que eso será lo que le otorgue el poder. Aquí te pongo un ejemplo de lo que puedes hacer. En cualquier libro de magia Wicca o en la Biblia de las Brujas puedes encontrar ejemplos claros que puedes usar.

Te sitúas en dirección este y vas girando en el sentido de las agujas del reloj (esto en el hemisferio norte) hasta terminar nuevamente en el este con la mano extendida con tu athame, o varita, o simplemente tu dedo índice de tu mano dominante y dices:

Por mi voluntad y las voluntades del Dios padre y de la Diosa madre,
 Yo te conjuro circulo de poder, 
para ser mi espacio sagrado más allá del tiempo y el espacio,
 de los hombres y de los espíritus.
Te conjuro para que seas mi protector
 y contengas el poder de las energías que formaré dentro
 hasta que decida liberarlo. 
Por eso, te bendigo y te consagro.

Una vez hecho esto vuelves al centro del círculo y dices:

Este es un tiempo que no es tiempo
 y un espacio que no es espacio.
Estoy ante el umbral entre dos mundos.
Que los Antiguos me protejan 
y me guíen en mi ritual de magia.

Este es el primer trazado del círculo, debe hacerse tres veces, las dos siguientes serán el trazado del círculo con el agua y la sal y luego con el fuego y el aire. Para ello primeramente deberemos bendecir los elementos.

Vamos a encender una vela blanca que será la que represente al ser, a Akasha, el Espíritu. Va a representar el fuego sagrado en nuestro altar.

Vamos a colocar en el pentáculo la copa con el agua y la tocaremos con la punta del athame o la varita mágica y la vamos a bendecir:

En el nombre del Dios padre y de la Diosa madre
 bendigo esta agua.
Que no haya ningún mal ni impureza en ella,
 por eso la bendigo y la consagro.

Retiramos la copa del agua y ponemos el cuenco con la sal en el pentáculo y repetimos la bendición.

En el nombre del Dios padre y de la Diosa madre
 bendigo esta sal. Que no haya ningún mal en ella y

Purifique todo lo que toque.
 por eso la bendigo y la consagro.

Ahora vamos a tomar tres piquitos de sal con los dedos y los echaremos en la copa de agua y la vamos a mover tres veces en el sentido de las agujas del reloj con el athame o la varita y procedemos a trazar nuevamente el círculo con el agua y la sal diciendo mientras lo trazamos:

Con esta agua y sal, elementos agua y tierra, trazo este círculo sagrado para que sea digno de recibir a la Diosa madre y al Dios padre de modo que todo lo que a él no haya sido llamado fuera de él quedará desterrado. Que sólo el amor pueda entrar en este círculo y sólo el amor pueda salir de él, así podré cumplir con el propósito de este ritual.

 

Ahora vamos a proceder a bendecir el fuego con lo que le toca el turno a la vela roja, la vamos a poner en el pentáculo y la vamos a bendecir de la misma manera que hemos hecho anteriormente colocando la punta del athame sobre ella:

En el nombre del Dios y de la Diosa

 bendigo este fuego. Que no haya ningún mal en él,

Desde ahora es fuego sagrado y

 por eso lo bendigo y lo consagro.

Finalmente vamos a bendecir el aire por lo que vamos a colocar el incienso sobre el pentáculo y procedemos a bendecirlo:

 

En el nombre del Dios padre y de la Diosa madre

 bendigo este incienso que representa el aire,

que no haya ningún mal en él,

 por eso lo bendigo y lo consagro.

Y ahora ya podremos proceder a trazar nuevamente el círculo con el fuego y el aire diciendo:

 

Con este incienso, elementos fuego y aire, trazo este círculo sagrado para que sea digno de recibir a la Diosa madre y al Dios padre de modo que todo lo que a él no haya sido llamado fuera de él quedará desterrado. Que sólo el amor pueda entrar en este círculo y sólo el amor pueda salir de él, así podré cumplir con el propósito de este ritual.

 

Convocamos a los Guardianes Elementales

Ahora procedemos a convocar a los Guardianes elementales para que protejan el círculo, lo bendigan y protejan y además lo doten con sus cualidades.

Comenzamos por el Este y continuamos en deosil como anteriormente hemos hecho.

Convocamos a los guardianes elementales del Este, señores del aire, para bendecir y proteger este círculo y lo carguen con sus poderes. Bienvenidos sean.

Convocamos a los guardianes elementales del Sur, señores del fuego, para bendecir y proteger este círculo y lo carguen con sus poderes. Bienvenidos sean.

Convocamos a los guardianes elementales del Oeste, señores del agua, para bendecir y proteger este círculo y lo carguen con sus poderes. Bienvenidos sean.

Convocamos a los guardianes elementales del Norte, señores de la tierra, para bendecir y proteger este círculo y lo carguen con sus poderes. Bienvenidos sean.

 

Invitación al círculo al Dios padre y a la Diosa madre

Finalmente vamos a invitar a la Diosa madre en primer lugar y su vela estará a la izquierda del altar y luego al Dios padre y su vela estará en el lado derecho del altar.

Para que no entre en conflicto esta parte con las creencias personales de cada uno, cada quien puede convocar a su deidad, puede ser la madre luna y el padre sol, Jesucristo y la Virgen María etc. Lo importante es tener una imagen mental clara de la deidad que vamos a convocar y debes memorizar, o en todo caso tener a mano en papel las invocaciones.

 La invitación podría ser algo como esto:

Bendita Diosa, Señora y madre te doy la bienvenida a mi círculo para presenciar mi ritual y que con tu amor y poder lo protejas.

Bendito Dios, Señor y padre te doy la bienvenida a mi círculo para presenciar mi ritual y que con tu amor y poder lo protejas.

Ahora, situados en el centro del círculo decimos:

Este círculo queda sellado con el poder que le otorgan La Diosa madre, el Dios padre y los Guardianes elementales. Que ellos me guíen y me protejan.

En este punto es donde comenzamos con el ritual en cuestión, sea cual sea el que vayamos a realizar.

Una vez que hemos finalizado con el ritual, consagraciones o lo que hayamos decidido hacer, es necesario que nos descarguemos de las energías que se han generado en nuestro interior y para ello colocamos las plantas de los pies y las manos en el suelo y visualizamos que toda la energía excedente la enviamos a la Madre Tierra para su reintegración.

Hecho esto es el momento de la apertura del círculo.

Apertura del Círculo.

En este momento vamos a despedir a la Diosa madre y al Dios padre:

Bendita Diosa, Señora y madre te doy las gracias por bendecir con tu presencia este ritual. Feliz partida y feliz reencuentro. (Apagamos la vela de la Diosa)

Bendito Dios, Señor y padre te doy las gracias por bendecir con tu presencia este ritual. Feliz partida y feliz reencuentro. (Apagamos la vela del Dios)

Despedida de los Guardianes Elementales:

Guardianes elementales del Este, señores del aire, agradezco que hayan bendecido con su presencia este círculo y ritual y otorgado su protección. Partan en paz. Así sea.

Guardianes elementales del Sur, señores del fuego, agradezco que hayan bendecido con su presencia este círculo y ritual y otorgado su protección. Partan en paz. Así sea.

Guardianes elementales del Oeste, señores del agua, agradezco que hayan bendecido con su presencia este círculo y ritual y otorgado su protección. Partan en paz. Así sea.

Guardianes elementales del Norte, señores de la tierra, agradezco que hayan bendecido con su presencia este círculo y ritual y otorgado su protección. Partan en paz. Así sea.

Apagamos las velas del Akasha y la roja del elemento fuego.

Ahora es el momento de abrir el círculo y para ello nos vamos a situar en el Este y nos moveremos en widdershins, es decir, en sentido contrario a las agujas del reloj y mientras lo hacemos decimos:

El círculo ha sido abierto más nunca quebrado. Feliz partida y feliz reencuentro. Así sea.