Qué es un ataque psíquico y cómo defenderse de él

Qué es un ataque psíquico y cómo defenderse de él.

Como ya sabrás a estas alturas, las personas estamos rodeadas de un campo magnético de energía. Para que lo entiendas, es como si desde nuestro ser físico irradiásemos luz y esa luz nos rodeara y nos envolviera como un escudo alrededor nuestro, estaríamos metidos dentro de un huevo de luz, y nos protegiese frente a las agresiones externas.

No debemos confundir nunca un ataque psíquico con un parásito energético. Esto lo veremos en otro artículo aparte.

¿Qué es un ataque psíquico entonces?

Cuando nuestro campo energético se ve alterado por energías de forma anti-natural y desde luego negativa por otras energías que provienen de vibraciones energéticas densas, oscuras, malignas y que pueden ser enviadas por una persona o un ser que pertenece a otra dimensión es cuando pensamos en que somos víctimas de un ataque psíquico.

Vista la definición, nos queda claro que estas energías densas que nos envían no son para beneficiarnos sino para dañarnos, para infringirnos dolor y todo tipo de desgracias.

Sentimientos como la ira, la rabia, la envidia, los celos, el odio pueden generar una energía negativa y densa capaz de ser enviada a través del pensamiento y causar mucho daño en la persona que lo recibe. A veces, esto se hace de manera inconsciente, pero también se puede hacer deliberadamente y de manera consciente con la firme intención de hacer daño a alguien y esto causa casi tanto mal como el hacer un trabajo de brujería mala a una persona. Si esto ya es peligroso de por si… ¿te imaginas lo que podría suponer si se complementa con un ritual de magia para dañar? Los resultados podrían ser totalmente destructivos para la víctima.

Pero no creas que este daño te lo puede causar sólo una persona. En el plano astral pululan infinidad de entes oscuros y otro tipo de entidades que tienen capacidad para alterar nuestro campo energético y a veces adosándose a él con el fin de alterar todo lo que somos, lo que pensamos, nuestros deseos o nuestros sentimientos. Cuando ese tipo de entidades nos están afectando sufrimos un cambio radical en nuestra personalidad, a veces sentimos ira repentina sin motivo alguno y eso ya es una pista de alarma porque nos indica que pueden asumir el control sobre nosotros hasta el punto de variar nuestro comportamiento, nuestra salud, nuestra personalidad.

Si en algún momento te has visto en esa situación donde te sientes agresivo sin motivo que cause esa agresividad, con ira hacia todo el mundo, como si los nervios se apoderasen de tu cabeza y todo te retumbara tanto que parece que te va a explotar, tu salud se resiente y te sientes tan agotado que pensar en levantarte por la mañana te supone un esfuerzo sobrehumano, tu optimismo habitual desaparece y en su lugar todo lo ves negro como si estuvieras atrapado en un pozo negro sin fondo y sin salida y tu situación social y laboral empeora, pierdes amigos, tienes problemas familiares, en el trabajo y tus negocios se van en descenso progresivo y pierdes el control de tu vida y todo lo que te rodea… puedes pensar claramente que estás siendo víctima de un ataque psíquico (con magia o sin ella) y debes tomar cartas en el asunto rápidamente para poder defenderte.

Otras pistas que te pueden ayudar a pensar que eres una víctima de ataques psíquicos es que además tus sueños se ven alterados e invadidos por pesadillas horribles que te causan mucho miedo y sobre todo muy vívidas. No son pesadillas normales.

Incapacidad para concentrarse en lo que estás haciendo o incapacidad para realizar tus labores diarias, por ejemplo en el hogar, algo que habitualmente haces con rapidez y no te cuesta nada ahora se te hace un mundo.

Dolores recurrentes y persistentes siempre en el mismo lugar o tendencia a las depresiones cuando de manera habitual tú no eres una persona depresiva ni tienes motivos para estar depresiva.

Ver pulular por nuestra casa sombras oscuras o tener la sensación de que tienes alguien pegado a tu espalda.

Estos detalles siempre suelen aparecer en conjunto porque por separado pueden ser problemas puntuales de la cotidianeidad.

Cuando aparecen en conjunto a veces, en casos ya muy extremos, la víctima puede tener incluso deseos de quitarse la vida y desaparecer de este mundo.

Pero quiero hacer un inciso y RECALCAR que todo estos síntomas podemos evaluarlos en personas que están sanas y de pronto cambian. Siempre hay que descartar que no existan enfermedades reales que ocurran de manera natural y siempre con ataque psíquico o sin él hay que acudir a un médico para que nos diagnostique y trate nuestro cuerpo físico.

¿Qué podemos hacer para protegernos de un ataque psíquico?

Obviamente el primer paso y el más importante es reconocer que estamos siendo víctimas de un ataque psíquico, observar qué nos pasa y qué es inusual en nuestra vida.

El segundo gran paso es pedir ayuda. Puedes pedir ayuda a tus guías espirituales, a tu ángel de la guarda para que el ataque se pare.

Es muy importante conocer el ritual de protección que debes tomar como forma de vida cada mañana, sigue el enlace y por favor no desestimes el practicarlo, verás cambios evidentes en tu vida diaria de manera progresiva.

Debes intentar fortalecer tu espíritu por dentro, si tu te sientes fuerte y estable nunca vas a verte afectada por las acciones de terceras personas básicamente porque no van a saber por donde entrarte, no conocerán tus puntos débiles y por tanto no tendrán una puerta de entrada a ti.

Desde luego lo que no debes hacer jamás es responder con el mismo tipo de acción, no debes enviar ni devolver el ataque psíquico, básicamente porque ese tipo de sentimientos que provoca el querer hacerlo bajan tu nivel de vibración y eso te convierte en víctima de los parásitos energéticos.

Si estás tan mal que por ti mismo no puedes o no eres capaz de salir del agujero y de defenderte entonces debes pensar en recibir un poco de ayuda extra por parte de una persona experta en estos temas.

Espero haberte ayudado.

Annabelle.