como romper un maleficio

¿Cómo se rompen los maleficios?

Para comenzar debes averiguar si tienes mal de ojo o un maleficio más importante, para ello quizás te interesaría leer el artículo anterior sobre cómo detectar el mal de ojo y los síntomas físicos y mentales que provoca el tener un maleficio encima.

Los maleficios siempre se rompen usando los mismos elementales que los causaron de esta forma, si nos han hecho un maleficio con velas debemos romperlo también con una velación.

Los maleficios que se hacen con vinagres se rompen con el elemento agua.

Los maleficios que se hicieron con la palabra, con la maledicencia, esencias y perfumes se rompen con oraciones y aromas sagrados del tipo sahumerios.

Los maleficios que se hicieron usando metales, agujas o entierro se rompen con tierras, madera o en el monte.

Para romper un maleficio el mago o la bruja debe por un lado proveerse de los materiales necesarios que romperán el maleficio encerrar a la persona afectada en el círculo mágico para contener el maleficio y a la persona y colocar también en el interior del círculo mágico los sahumerios necesarios para sahumar a la persona y expulsar el mal.

Además podrá usar pólvoras y polvos de rompimiento, materiales de madera, ramas de plantas, alcoholes para simbolizar el agua con los que rociar a la persona que padece la brujería.

Para romper atados y amarres hay que atar y luego desatar.

Para romper maldiciones hay que recitar las oraciones sagradas validas de rompimiento y terminar el proceso con ofrendas en lugar sagrado.

Para quitar un muerto hay que ir al cementerio y despojar el trabajo dando entierro al despojo y pagando de manera apropiada a las entidades espirituales que acogerán a los espíritus que atormentan al vivo y no olvidarse de pagar los derechos de entrada y salida del cementerio.

Cuando se obstruyen caminos el rompimiento hay que empezarlo o bien terminarlo en cruce de caminos además de usar los polvos que se obtienen de diferentes vegetales que tienen la fuerza necesaria para terminar con el mal.

Cuando se ha dado de comer o beber a la persona algo para provocarle el maleficio, hay que quitárselo dándole a beber o comer lo apropiado o usar las aguas de ritual y dependiendo del tipo de mal pues usaremos agua de lluvia, de rio, de tormenta, aguas de colores, aguas de sol o de luna etc.

Si el mal se ha hecho con un Santo otro Santo lo cura y si usaron sangre de animal otro animal se llevará el mal que afecta a la persona.

Cuando el trabajo de rompimiento se ha realizado de manera adecuada la persona se va a sentir aliviada como si le hubieran quitado una losa de encima pero es preciso limpiar su aura y cuerpos sutiles y además su cuerpo físico tiene que eliminar también esa mala energía de modo que no es inusual que haya diarreas expulsando sustancias extrañas, reglas abundantes y oscuras, vómitos con bilis verdosas, amarillas o negras.

También es preciso darle los remedios herbales adecuados a la persona para que vaya recuperando su fuerza vital porque tras el rompimiento va a quedar muy debilitada.

Además se culminará el trabajo de rompimiento con una ofrenda que puede ser a iglesia, pobre, rio, mar etc.

Una vez que la persona afectada se haya depurado adecuadamente hay que fecharla y cerrarla usando aceites y aguas adecuadas para que el mal que hemos despojado no pueda entrar de nuevo en la persona y además es preciso confeccionar un saquito de protección que contendrá parte del ritual de despojo para que la persona lo lleve como elemento de protección.

Como puedes comprobar por la información que te ofrezco este tipo de trabajos debe realizarlos un profesional entendido y experimentado en la materia porque se trata de un tema bien serio e importante.

Espero que esta información te sea útil.

Annabelle.