velas compradas

Velas compradas

Es posible que en algún momento prefieras usar las velas existentes en el mercado y no elaborar tu propia vela y en ese caso hay algunos puntos que debes tener presente.

Con anterioridad ya explicamos lo que eran las velas sobadas y no sobadas, en ambos casos esas velas provienen de un establecimiento y han sido manipuladas por pocas o muchas personas, dependiendo, y han dejado en ellas restos de energías que si no hacemos nada pueden resultar perjudiciales y dañinas para nuestro trabajo.

El primer paso por tanto debería ser aligerar de esas energías negativas a la vela que vayamos a usar y para ello debemos limpiarla primeramente con agua lustral, agua de mar o si no tenemos acceso a ninguna de esas dos aguas entonces servirá agua del grifo con sal marina mezclada y con un algodón vas limpiando la vela de arriba hacia abajo, es decir, desde la mecha hasta la base para ir soltando esas malas energías y vibraciones hacia la tierra y que sea la tierra quien las reabsorba y las transmute.

Cuando hacemos una vela desde el momento cero ya la estamos consagrando y le estamos fijando un propósito con todos los datos que vamos teniendo en cuenta y los pensamientos que vamos fijando en cada punto de su elaboración. Con las velas compradas no es así, de modo que hay que fijar el propósito en la vela que puede venir ya de mano una “insinuación” bien sea con el color o la forma de la vela pero esto no es suficiente, de modo que tendremos que fijar el propósito en la cera.

Para hacerlo basta con fijar con el pensamiento el objetivo de la vela en la cera y ungirla con aceites apropiados al propósito (lo que se llama vestir la vela) y para ello impregna abundantemente un algodón o una gasa estéril con el oleo y lo pasas por la vela desde la mecha hasta la base y girándola de izquierda a derecha pero es importante que mientras lo haces pienses mentalmente “yo te consagro para…..” en los puntos suspensivos pones el propósito y repites esta afirmación por tres veces.

Es muy importante que seas capaz de visualizar el objetivo cumplido y a ser posible con el sentimiento de felicidad y alegría por haberlo conseguido. Permítete a ti mismo-a ese sentimiento de logro conseguido.

Esa vibración cargará de gran poder energético a tu vela.

Finalmente debes tener sentimiento de gratitud en tu interior, dar las gracias por el momento y a la vela por el trabajo que va a realizar en conjunto contigo.

Una vez has preparado la vela para un determinado uso si no la vas a usar en el momento sería conveniente que la guardaras envuelta en papel film transparente y la etiquetaras con el propósito para el cual ha sido preparada, esto te ayudará luego en el futuro para identificarla.

Annabelle

Curso de Magia con Velas y Velones Gratuito